La tarta de limón: “Así comenzó todo”

 

La historia de mi tarta de limón empezó un día cualquiera. A cada de uno de nosotros la vocación profesional se le revela antes o después en un momento determinado de su vida, y ese momento es muy importante y crítico en la vida de una persona.  Yo lo recuerdo perfectamente.
Me ocurrió a los 4 años de edad. Te voy a contar la historia de mi primera relación fallida con los fogones de mi madre.

Nos situamos en la cocina de casa, Gerpines, Bélgica año 1971. Mi madre sin ser un cordon bleu, se atrevió a hacer aquella mañana una tarta de limón muy buena. Todos los ingredientes estaban preparados a mano.  Mi madre  permanecía aferrada a los fogones eléctricos, con la mantequilla fundida en un cuenco de Pyrex. En ese preciso momento se dio cuenta que le faltaban huevos. Como vivíamos en un pueblo, teníamos la gran suerte de tener a Marguerite y su granja justo frente a nuestra casa y tenía un buen corral así que se decidió ir a por los famosos huevos. Salvó en las alturas todos sus ingredientes, y me dijo : -“Quédate quieto un momento, voy a  por huevos”-. No estaba completamente solo, mi padre dormía  en el piso de arriba después de su turno de noche en la imprenta. Mamá se fue.

Recuerdo perfectamente toquetear los botones de los fogones hasta haber conseguido encender el correcto de los seis. La mantequilla hirvió y se derramó sobre la placa eléctrica, después, se prendió fuego. En este momento, me recuerdo escapando de la cocina hasta el salón, frotándome los ojos por el humo negro y grasiento de la mantequilla quemándose. Desde el salón, podía ver a mi madre volver de la granja. Cuando mi madre entró en casa, se percató de que algo iba mal,  se fue a la cocina y vio como las llamas ardían encima del cuenco. Tapó con un trapo húmedo el fuego que hizo explotar el bol de Pirex a su vez. Oh la la !!!! Humo, cristales rotos, volutas negras de hollín en las paredes recién pintadas, un auténtico desastre.… Mi madre, totalmente superada por los acontecimientos, mi padre durmiendo y yo sin tarta de limón.
A su pregunta de cómo lo había hecho respondí: “Lo he puesto a 10”.

 

Desde muy niño los fogones me inspiraron. ¿Coincidencia o revelación? Nunca lo sabré. A día de hoy lo asocio sin dudas, a una señal hacia el camino que mucho más tarde elegí como carrera profesional.

En estas crónicas iré desgranando los momentos de mi vida culinaria:  los estudios, los viajes, los destinos sorprendentes, las anécdotas de la vida y la vuelta a la calma.

tarta de limón "exquisitae"

La receta de la tarta de limón

INGREDIENTES

El zumo de dos limones y la ralladura de uno de ellos

2 huevos

150 gr de azúcar blanco

100 gr de mantequilla salada fundida

Un rollo de masa quebrada o brisée *** ( puedes comprarla o hacerla receta a continuación)

PASO A PASO

Fundir la mantequilla con el azúcar, el zumo de limón y las ralladuras de limón. Una vez fundido todo, añadir los dos huevos.

Batir muy bien para obtener una mezcla homogénea.

Verter la mezcla sobre la masa y hornear durante 20 minutos a 170ºC.

Una vez horneada la tarta, desmoldar sobre una rejilla para enfriarla.

Acompañarla de una bola de sorbete o helado o  mousse de chocolate.

 PÂTE BRISÉE

 INGREDIENTES

300 gr de harina

150 gr de mantequilla fría

1/2 cucharita de sal

3 cucharadas  soperas de azúcar

8 cl de agua tibia

PASO A PASO

Mezclar la harina y la sal en un cuenco

Añadir la mantequilla pomada y amasar con la punta de los dedos rápidamente.

Añadir el agua para formar una bola

Estirar directamente con el rodillo sobre un papel para horno y poner en platina.

 

TARTA DE LIMON EXQUISITAE

PROXIMO CAPITULO:

“De una infancia pueblerina a una adolescencia glamorosa en la Ecole Hôtelière Provinciale de Namur ”

24 comentarios en “La tarta de limón: “Así comenzó todo”

  1. No soy nada cocinera, pero sólo por lo requetebien explicado que está, me apetece ponerme manos a la obra con la tarta de limón. Tu historia de niño es genial, menudo susto tu madre, y tu contestación… Jajajaja!!! de diez!!!
    Estoy deseando leer tus siguientes historias-recetas.
    Os deseo todo el éxito del mundo mundial.
    Un beso, Beatriz

    • Muchas gracias Beatriz. Gracias por tu interés y no te pierdas la próxima entrega de mis aventuras culinarias esta vez en la Escuela de Hotelería. Rescataré esta vez una receta de la autentica cocina clásica francesa. Gracias por tu interés y espero volverte a leer por aquí pronto. ¡Muchas gracias tambien por tu apoyo mediático!:)

  2. Hola, Cedric! Me encanta tu receta y tu blog. En cuanto a la receta, ¿se puede sustituir la mantequilla por otro ingrediente?

    • Hola Empar, gracias por tu visita. Realmente no es una buena idea sustituir la mantequilla en esta receta ni tan siquiera usar margarina. La mantequilla es fundamental para que los ingredientes se liguen. La margarina por ejemplo tiene demasiada agua y no sería una buena idea. Lo único que se podría hacer es sustituir la mantequilla con sal por una sin sal. Espero haber podido resolver tu duda. Es mi opinión personal.

  3. Hola Cedric! Me ha gustado mucho tu relato y ya estoy impaciente por leer la siguiente historia. La tarta de limón además, tiene una pinta fabulosa. Probaré a hacerla algún día porque las tartas de limón son mis favoritas y esta seguro que está más que buena. Un beso a los dos!

  4. Cedric me he reído mucho con tu historia, me imaginaba la situación y a ti tan pequeño sintiéndote sobrepasado por el fuego, ja, ja, ¡pobre!

    Respecto a la tarta de limón, he de decir que hace una pinta deliciosa. Yo adicta al chocolate, me cuesta mucho comer postres que no lo contengan, pero la verdad es que cuando supero ese momento choco lo que le sigue es el limón, tan digestivo y agradable al paladar.

    Espero tener el tiempo que necesita esta tarda y poder degustarla, gracias por compartir con nosotros tus vivencias.

    Un Beso.

  5. Hasta ahora no había tenido el minuto de felicitarlos por este precioso proyecto! Les deseo muchísimo éxito, la página esta preciosa y todas las ideas e imágenes son totalmente inspiradoras!
    Cedric, me encantó el relato de la relación con los fogones! Me lo imagine y todo! jajaja, a pesar del incidente es un lindo recuerdo 🙂
    Un abrazo a ambos!

  6. Cedric,

    sabes que te pareces algo a Mercedes, cuando comienzan a dar relatos, tienen la peculiaridad que a los dos minutos me estoy destornillando de la risa.
    Como me ha encantado, definitivamente estaba de a 10 la cosa jajajajajajaja

    La tarta me recuerda a las que hacía mi abuela, bueno corrijo, las que le hacía la abuela a mi madre y ella a nosotros sus hijos, nunca tuve la alegría de conocer a mis abuelos, pero las recetas de abuelos que en manos de los padres llegan al paladar de los hijos, son lo mejor y más delicioso del mundo.

    Gracias por compartir tanta delicia con el mundo, creo que has despertado mi interés y probaré hacer la tarta de limón.

    Trataré naturalmente, mientras lo hago, no pensar en tus relatos de niñez para no derretirme de la risa yo, en lugar de la mantequilla!

    Un beso muy grande para ambos!

  7. Qué lindo relato, contado con los ojos de la infancia, con detalle y sentimientos. La tarta tiene una pinta infernal! Yo hago una muy simple pero seguramente no le llega ni a los talones a esta. La voy a poner en mi lista de recetas para hacer, tengo muchas pero sigo convencida que algún día lo voy a lograr!
    Las fotos son muy pero muy lindas, está la mano de Mercedes por ahí o me equivoco?
    Espero ansiosa más historias y por supuesto más recetas!
    Besos desde Buenos Aires, Caro

  8. ¡Que buena anécdota Cédric! Pero me pongo en la piel de tu madre y me tiemblan hasta las piernas jaja A mí todavía se me está empezando a despertar el gusto por la cocina, eso sí, con muchas muchas ganas. De momento tengo una cocina súper pequeña y no puedo hacer todo lo que me gustaría, pero en cuanto tenga una un poco más grande no habrá quien me pare 🙂 Un abrazo muy fuerte, ya estoy deseando leer esa segunda parte de la historia!

  9. Hola Sandra, gracias por tus palabras y adelante !!!
    Lo de la cocina no es un problema, incluso te obliga a trabajar de manera mas eficaz y ordenada. Imaginate en los barcos lo que tienen ….
    Aquí tengo una cocina de 8 metros cuadrados y sale todo muy bien, es sacar una cosa y volver a ponerla a su sitio !!!!
    Buenas experiencias culinarias y pronto saldrá el capitulo dos de mis aventuras ….
    Un saludo desde Mallorca

Deja un comentario